Taxi

¿Nunca os habéis preguntado por qué los taxis de Barcelona son negros y amarillos? Pues la característica imagen del taxi barcelonés se la debemos a Jaume Vachier, un ingeniero, concejal del Ayuntamiento de Barcelona que en 1934 promovió la unificación de tarifas y colores, adoptándose el amarillo como identificación común. De aquí derivan los colores actuales de los taxis, con las puertas amarillas y el resto básicamente negro.
Hay otras ciudades donde los taxis comparten los colores con los nuestros, como Buenos Aires y Montevideo, pero son la excepción.